¿Cómo pueden las empresas ayudar a proteger la biodiversidad?

Share on linkedin

La biodiversidad, y la buena salud del medioambiente en general, es esencial para la vida humana. En la flora y la fauna encontramos alimento, sustento económico y fármacos. Por eso, protegerla es un asunto de todos: gobiernos, individuos y empresas.

En las últimas décadas, la sostenibilidad y los asuntos relacionados con ella, como la conservación de la biodiversidad, se han vuelto críticos. El cambio climático nos ha obligado a poner el foco en el medioambiente. Y cada vez son más frecuentes noticias como esta: en poco más de una década el planeta ha perdido el 14% de sus corales. Desde 2009, han desaparecido 11.700 kilómetros cuadrados de arrecifes, más que todo el coral vivo de Australia.

Este dato alarmante sobre el deterioro de la biodiversidad es la conclusión del informe Estado de los arrecifes de coral en el mundo: 2020, elaborado por la Red Mundial de Vigilancia de los Arrecifes de Coral (GCRMN, por sus siglas en inglés), publicado este mes de octubre.

La pérdida de estos coloridos ecosistemas marinos es más grave de lo que cabría imaginarse. Aunque solo cubren el 0,2% del fondo de los océanos y mares, los corales sirven de hogar a la cuarta parte de las especies marinas del planeta y resultan esenciales para la seguridad, la protección de las costas, el bienestar y la seguridad alimentaria y económica de cientos de millones de seres humanos. Se estima que el valor, en bienes y servicios, de los arrecifes de coral es de 2,7 billones de dólares al año y proporcionan unos ingresos por turismo, también anuales, de 36.000 millones de dólares.

Un millón de especies en peligro de extinción

La degradación de los corales es solo una señal más de la pérdida de biodiversidad del planeta. Según el mayor informe sobre biodiversidad elaborado hasta la fecha, un millón de especies de animales y plantas (de los 8 millones que hay documentadas) están en peligro de extinción. Este trabajo lo publicó en 2019 la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés), un organismo independiente auspiciado por la ONU.

Según el mayor informe sobre biodiversidad elaborado hasta la fecha, un millón de especies de animales y plantas (de los 8 millones que hay documentadas) están en peligro de extinción.

Detrás de la actual desaparición de la flora y la fauna está, sin duda, la mano del hombre. En el caso concreto de los corales, las causas de su deterioro son el calentamiento global, la acidificación de los océanos, la contaminación terrestre y marina, la sobrepesca y las prácticas pesqueras destructivas. Todas ellas, consecuencia de las actividades humanas.

¿Nos enfrentamos a la sexta extinción?

La periodista Elizabeth Kolbert asegura en su libro La sexta extinción, ganador el Premio Pulitzer en 2015, que el planeta ha sufrido cinco extinciones masivas de flora y fauna a lo largo de 450 millones de años. Siempre, debido a causas naturales como meteoritos o actividad sísmica. Sin embargo, la desaparición masiva de especies a la que nos enfrentamos en la actualidad está provocada exclusivamente por el ser humano y sus actividades. Kolbert advierte de que al final del siglo XXI habrá desaparecido más del 20% de todas las especies que habitan la Tierra.

«Se ha estimado que una tercera parte de los corales que construyen arrecifes, una tercera parte de los moluscos de agua dulce, una tercera parte de los tiburones y las rayas, una cuarta parte de los mamíferos, una quinta parte de los reptiles y una sexta parte de las aves se dirigen a la desaparición», escribe Kolbert en un libro alabado, incluso, por Bill Gates, fundador de Microsoft.

De los ODS a la Década para la Restauración de los Ecosistemas

La alarma medioambiental está encendida y las iniciativas para poner freno a la pérdida de biodiversidad son muchas. Por ejemplo, varios de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU se refieren específicamente a la conservación de la biodiversidad. Son el número 14, que alienta a la protección de la vida submarina; y el número 15, que se relaciona con la conservación de los ecosistemas terrestres.

Además, este año ha dado comienzo la Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas, auspiciada por la ONU. Su objetivo es restaurar, entre 2021 y 2030, 350 millones de hectáreas de tierras degradadas. Si se alcanza la meta, se podrían eliminar de la atmósfera entre 13 y 26 gigatoneladas de gases de efecto invernadero adicionales. Y, además, «ayudar a erradicar la pobreza, combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva».

¿Cómo pueden las empresas proteger la biodiversidad?

Detener la pérdida de biodiversidad es un asunto de todos, de los gobiernos, los individuos y las empresas. En el caso de las organizaciones, es imprescindible que incluyan la protección de la biodiversidad en su gestión empresarial. ¿Cómo? Hay muchas maneras. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) propone tres líneas de acción que pueden adoptar las compañías para incluir la protección de la biodiversidad en su estrategia.

Herramientas como Sygris son muy útiles a la hora de monitorizar las acciones encaminadas a la protección de la biodiversidad.

Además, cada vez son más las organizaciones que deciden alinear su estrategia empresarial con la Agenda 2030. Según un informe de la Red Española para el Pacto Mundial, el 85% de las empresas españolas afirma estar trabajando ya en los ODS.

También, herramientas como Sygris son muy útiles a la hora de monitorizar las acciones encaminadas a la protección de la biodiversidad. De hecho, contamos con una solución específica que permite gestionar los diferentes impactos relacionados con la biodiversidad y generar medidas para mitigarlos en cualquiera de las fases de la actividad. Más información.

Share on linkedin