¿Qué son las finanzas sostenibles?

Compartir en linkedin

Hasta no hace mucho tiempo, se pensaba que, a la hora de invertir, había que elegir entre hacerlo con rentabilidad o hacerlo de forma sostenible. Hoy en día, se pude lograr cumpliendo ambos requisitos. Apúntate el término finanzas sostenibles, porque vas a oír hablar mucho de él  

Las finanzas sostenibles, en pocas palabras, son aquellas finanzas consideradas como respetuosas con la sociedad y el medioambiente. Están cada vez más presentes en nuestra vida porque se han convertido en una de las principales herramientas para transformar el sistema financiero y alcanzar los famosos ODS de las Naciones Unidas. 

El término finanzas sostenibles fue acuñado por la Comisión Europea para referirse a la inclusión de los criterios ESG (ambiental, social y gobierno corporativo en inglés) a la hora de tomar decisiones para invertir. ¿Qué quiere decir esto? Que no solo apoyan el crecimiento económico, sino que, a la vez, reducen la presión que su actividad ejerce sobre el medio ambiente y tienen en cuenta los aspectos sociales y de gobernanza corporativa del entorno en el que intervienen. 

Las finanzas sostenibles en la UE 

Europa se ha marcado un ambicioso objetivo para 2050: convertirse en el primer continente climáticamente neutro. La UE tiene muy claro que la llave para alcanzar el objetivo que se ha propuesto está en manos del sector financiero.  En primer lugar, porque este sector puede reorientar las inversiones, públicas y privadas, hacia tecnologías y negocios más sostenibles. Por otro lado, porque puede financiar un crecimiento sostenible a largo plazo y contribuir a la creación de una economía circular baja en carbono. 

Cumplir con este propósito requiere de una fuerte inversión (la UE planea invertir 1 billón de euros durante la próxima década para este propósito) y poner en marcha un importante plan estratégico. La UE ha dividido su plan de acción en tres áreas:  

  • Reorientar los flujos de capital hacia la inversión sostenible. Se trata de elaborar un sistema de clasificación para las actividades sostenibles (Taxonomía); fomentar la inversión en proyectos sostenibles; incluir la sostenibilidad al ofrecer asesoramiento financiero… 
  • Integrar la sostenibilidad en la gestión de riesgos. Se refiere, entre otras acciones necesarias, a integrar mejor la sostenibilidad dentro de los estudios de mercado o a aclarar las obligaciones de los inversores institucionales y los gestores activos. 
  • Fomentar la transparencia y el largoplacismo. La UE se propone reforzar la divulgación sobre sostenibilidad, fomentar un gobierno corporativo sostenible en las empresas y reducir el cortoplacismo en los mercados de capitales. 

 

Algunos avances de esta estrategia ya son visibles. Una de las piedras angulares del plan de acción de la UE era la creación de un sistema común de clasificación y se ha hecho realidad a través del Reglamento (UE) 2020/852. En concreto, el Reglamento de Taxonomía establece los criterios para determinar si una actividad económica se considera medioambientalmente sostenible y poder fijar así el grado de sostenibilidad medioambiental de una inversión. 

Responsabilidad ciudadana

Para lograr la neutralidad climática del continente, es imprescindible la colaboración del sector público y del sector privado, junto a la responsabilidad de cada ciudadano (individual y colectiva). En este sentido, cada vez más personas, sobre todo las generaciones más jóvenes, son conscientes de que sus inversiones pueden marcar la diferencia. Por ejemplo, una encuesta realizada por Morgan Stanley, revela que el 86% de los jóvenes están interesados en las inversiones sostenibles como forma de impactar de forma positiva en la sociedad y el medioambiente.  

Las finanzas sostenibles han llegado para quedarse y en Sygris lo tenemos claro, ¿hablamos? 

Compartir en linkedin