Metaverso sostenible: ¿es posible?
Metaverso y sostenibilidad - Sygris

La irrupción del metaverso ha supuesto un cambio de paradigma dentro del mundo digital. Pero no solo atañe al sector más tecnológico, sino que esta nueva realidad también afecta a la propia sociedad y al desarrollo sostenible. 

El metaverso inunda las conversaciones cotidianas, los artículos en internet, las publicaciones en redes, los telediarios… A pesar de este creciente protagonismo, aún son muchos los que siguen teniendo dudas de qué es realmente el metaverso: un mundo virtual donde los usuarios pueden interactuar y compartir experiencias dentro de escenarios simulados en tiempo real. El usuario se conecta a esta “otra realidad” a través de dispositivos que le hacen creer que realmente está dentro de ella. 

En este contexto, para acceder al metaverso se necesitan nuevas tecnologías, así como un gran número de centros de datos. Comenzar a construir el metaverso de forma sostenible es vital. 

Las emisiones y los centros de datos 

Hoy en día, internet representa casi el 4% de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo. Pero lo que es peor, se espera que este porcentaje se duplique para 2025. Las actividades que mayores emisiones producen son las visualizaciones de vídeo en línea: media hora de streaming equivale a la emisión de 1,6 kilogramos de CO2. 

Todo ello sin tener en cuenta que en el metaverso se recogerán, transferirán y procesarán una mayor cantidad de datos que necesitarán estar almacenados en centros concretos. Desde el punto de vista medioambiental, estas actividades no están exentas de problemas porque requieren de grandes cantidades de electricidad, lo que aumentará el consumo de energía dentro de la industria tecnológica. Una cuestión muy importante que no se puede pasar por alto de cara a cumplir con el ODS 7, que se refiere al uso de energía asequible y no contaminante. 

Por ello, antes de que el metaverso se siga expandiendo, las empresas tecnológicas deben ponerse las pilas para reducir el impacto ambiental de almacenar datos. Está claro que se necesitan nuevos centros para guardar información, por lo que es lógico que todos ellos se construyan con energías sostenibles.  

Nuevos dispositivos y residuos 

Además del aumento de datos y la necesidad de centros de almacenamiento sostenibles, el impacto medioambiental del metaverso también incluye el uso de recursos y la generación de residuos. En el primer caso, la tecnología consume una serie de recursos escasos (sobre todo metales) para producir y renovar dispositivos electrónicos como, por ejemplo, auriculares o gafas de realidad virtual.  

La evolución y mejora de estos dispositivos provoca que muchos se acaben quedando obsoletos en poco tiempo. Es lo que se conoce como e-waste, residuos digitales que generan problemas a la hora de su eliminación, ya que muchos pueden ser tóxicos o contener metales valiosos.  

Compensar el impacto 

Llegado el momento, el metaverso estará presente en todos los rincones de nuestra vida y los costes medioambientales que se derivarán del uso de la realidad virtual y la inteligencia artificial serán enormes.  

Sin embargo, el metaverso puede compensar ciertas emisiones al cambiar la forma de interactuar y comportarse los usuarios en la sociedad. Por ejemplo, el metaverso puede acoger conciertos en espacios virtuales y reducir así los costes medioambientales derivados de los viajes de los asistentes, sobre todo en avión. Otro ejemplo es el uso profesional de esta realidad. Al albergar espacios de la oficina en el metaverso, también se conseguirán disminuir las emisiones derivadas de los desplazamientos de empleados al lugar de trabajo. Al reducir las emisiones netas, se mitiga el impacto medioambiental global del metaverso.  

Aunque no está claro cuál será el alcance real del metaverso, lo que sí que no genera ninguna duda es que el impulso del metaverso debe hacerse teniendo en cuenta su impacto medioambiental.  

Compartir

Suscríbete a nuestra news para estar al día en Sostenibilidad​

Artículos relacionados
Digitalización

Información financiera vs información no financiera

La CSRD pretende equiparar los datos financieros y no financieros, pero, ¿sabes en qué se diferencian ambas informaciones? ¡Te lo contamos! Hoy en día, la información no financiera se enfrenta

Más de 15 años diseñando software de sostenibilidad ​
Descubre cómo podemos ayudarte