Hiperautomatización: ¿qué es y por qué va a revolucionar los procesos empresariales?

Share on linkedin

Automatización más tecnología punta es igual a hiperautomatización, un concepto que marcará el futuro de muchas empresas durante las próximas décadas. Y el Low Code tiene mucho que aportar.

La hiperautomatización es una de las tendencias tecnológicas de los próximos años. Algunos expertos creen, incluso, que será una de las tecnologías que propiciará la Cuarta Revolución Industrial. Es decir, aquella que difuminará la frontera entre el mundo físico y el digital y que llegará durante la presente década.

¿En qué consiste? La hiperautomatización es la automatización de los procesos empresariales, pero realizada de una forma mucho más rápida y eficiente. ¿Cómo? Gracias al uso de tecnologías de última generación como la inteligencia artificial, la virtualización, la automatización robótica de procesos (RPA, por sus siglas en inglés) y el desarrollo de aplicaciones mediante Low Code.

Una pista sobre el auge de esta tendencia es que, según la consultora Gartner, el mercado de la hiperautomatización está creciendo a gran velocidad. En 2020 alcanzó los 481.600 millones de dólares; en 2021, superará los 532.000 millones; y la consultora prevé que en 2022 roce los 600.000 millones de dólares.

En 2022, el mercado de la hiperautomatización podría alcanzar los 600.000 millones de dólares.

En un informe publicado recientemente, la consultora McKinsey también señala la automatización como una de las grandes tendencias tecnológicas estratégicas de los próximos años. «Alrededor de la mitad de todas las actividades laborales existentes podrían automatizarse en las próximas décadas, a medida que la automatización de procesos de nueva generación y la virtualización se hagan más comunes», predice la compañía.

¿En cifras? McKinsey cree que, para 2025, más de 50.000 millones de dispositivos estarán conectados a la Internet Industrial de las Cosas (IIoT), ese inmenso maremagnum formado por el conjunto de sensores, instrumentos, aplicaciones industriales y cloud computing que convergen en los procesos industriales y están conectados en red. La IIoT -predice McKinsey- generará una gigantesca cantidad de datos: nada menos que 79,4 zettabytes al año.

Las ventajas de la hiperautomatización

Adoptar tecnologías como el Low Code o la inteligencia artificial para automatizar los procesos tiene muchas ventajas para las empresas: impulsan la transformación digital, simplifican los procesos e incrementan la productividad, ya que ayudan a eliminar tareas repetitivas muy tediosas. Así, los empleados pueden dedicar ese tiempo a actividades más estratégicas y, por tanto, más valiosas para el negocio. Además, al reducir las tareas manuales, se reduce el error humano.

En 2020, las empresas que adoptaron la automatización de procesos incrementaron un 9% sus ingresos y redujeron sus costes, de media, un 24%.

Desde el punto de vista financiero, el retorno de la inversión en tecnologías de automatización llega por la vía de aumentar los ingresos y reducir los costes. Un informe de Deloitte asegura que, en 2020, las empresas que adoptaron la automatización de procesos incrementaron un 9% sus ingresos y redujeron sus costes, de media, un 24%.

Automatización con Low Code: más eficiencia y flexibilidad

En el caso concreto del Low Code, ofrece la ventaja adicional de que permite automatizar procesos a perfiles no técnicos de cualquier área del negocio. Así, ayuda a reducir tiempo y recursos y añade flexibilidad a la automatización de los procesos en los departamentos no tecnológicos, como Sostenibilidad, Compras, Operaciones o QHSE.

Por ejemplo, Sygris Low Code permite construir plataformas de gestión de datos que consiguen reducir en más de un 80% el tiempo dedicado a algunas tareas. Además, consigue centralizar los datos procedentes de fuentes diversas en una sola y permitiendo un cien por cien de trazabilidad de la información.

La hiperautomatización puede llevar a las empresas a un nivel superior en la eficiencia de los procesos y en la transformación digital. Algo esencial en un mundo desbordado por la rapidez de los cambios. Como asegura Gartner, «las empresas que no se centren en la eficiencia, la eficacia y la agilidad empresarial quedarán relegadas a un segundo plano».

Share on linkedin