Cómo cumplir con el registro salarial obligatorio que exige la legislación española

Share on linkedin

El Real Decreto 902/2020 de Igualdad Retributiva entre hombres y mujeres exige a las empresas llevar un registro salarial obligatorio de todos los miembros de la plantilla. Te contamos cómo puedes cumplir con esta ley y contribuir a reducir la brecha salarial en tu negocio.

La crisis económica derivada de la pandemia ha profundizado la brecha salarial entre hombres y mujeres. De hecho, según el estudio Women in Work Index 2021, elaborado por la consultora PwC, en 2020 las españolas cobraron casi un 15% menos que sus compañeros.

Pero esto no ocurre solo en España. El informe Tendencias de 2021, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), indica que el desempleo ha aumentado en 220 millones de personas en todo el mundo. Y el efecto ha sido mayor en las mujeres: entre ellas, el empleo ha disminuido un 5%, frente al 3,9% que lo ha hecho entre ellos.

Desde el pasado abril, la legislación española obliga a todas las empresas a llevar un registro salarial diferenciado por sexos. Por tanto, es fundamental que las compañías empiecen a tomar medidas para controlar su brecha salarial y, así, cumplir con la nueva norma.

¿Qué es el registro salarial y por qué es obligatorio?

Este ejercicio de transparencia que plantea la nueva ley exige a las compañías, al margen de su tamaño, listar la remuneración de todos los miembros de la plantilla y de todos los niveles del organigrama. Así lo estipula el Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres: una legislación que se contemplaba en 2020, pero que, debido a la pandemia, tuvo que retrasar su entrada en vigor.

Para poder cumplir con la norma, las empresas ahora no tienen más remedio que dejar constancia de la retribución de toda la plantilla, pero, ¿cómo se hace de forma correcta?

En primer lugar, hay que elaborar un registro del salario de todos los trabajadores, incluyendo los altos cargos, teniendo en cuenta el salario base y los complementos. En segundo lugar, los salarios deben estar desglosados por sexos. Por último, el registro deberá diferenciar entre cada grupo profesional, niveles o puestos con el objetivo de comparar la media salarial.

En caso de no cumplir con el Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, las organizaciones podrán ser sancionadas con multas de hasta 187.500 euros.

Si dentro de un grupo se detecta una diferencia salarial entre hombres y mujeres del 25%, la ley obliga a justificar las razones de esta desigualdad y a tomar medidas. En caso de no hacerlo, las organizaciones podrán ser sancionadas con multas de hasta 187.500 euros.

El Real Decreto puede sembrar la duda entre algunas empresas: ¿cómo se puede elaborar el registro salarial de forma segura, eficiente y cumpliendo con todos los requisitos que exige la norma? Herramientas digitales como Sygris pueden ser muy útiles para este cometido.

Sygris cuenta con soluciones para calcular la brecha salarial de la plantilla. Más información

Share on linkedin